visitas totales

lunes, 13 de febrero de 2017

EL ELCHE DEJA ESCAPAR 2 PUNTOS






La fe del UCAM fue suficiente para sumar un punto en el Martínez Valero y prolongar a cinco la racha de partidos consecutivos sin caer derrotado. Justo la fe que le falta al Elche para sentenciar cada encuentro y, sobre todo, para sostener el muro ante la portería de Juan Carlos. Esta vez el golpe fue aún más doloroso. Ante diez, cuando ya se saboreaba la victoria y con un penalti totalmente evitable de Armando, dio al traste con su aspiración de seguir enganchado al tren del playoff, ahora a siete puntos. El duelo regional repitió el marcador de la ida y ahora quedan 17 jornadas para saber quién quedará por delante. Cosa que, a estas alturas, aún no está clara.

El duelo se puso de cara pronto para el Elche. Tekio desequilibró a Guillermo, tras un centro de Hervías, y el árbitro señaló, sin dudar, un riguroso penalti. Con Albacar lesionado, Nino asumió la responsabilidad y batió a Biel Rivas. Los ilicitanos campearon plácidamente ante un UCAM indolente, que no generó bullicio en las inmediaciones del área rival. Solo un par de centros laterales de Collantes, a balón parado, propició dos remates de Albizua sin apenas peligro. Las bandas del Elche fueron dos autopistas de peligro para los de Toril, uniendo la calidad de Hervías y Borja Valle a los desdobles incansables de Luis Pérez y, sobre todo, de Iriondo para abrir a la defensa del UCAM por cada costado. Vicente fue sustituido en el descanso para tapar su carril.

Cedrick apareció en la segunda parte en busca de la reacción, pero apenas varió el guion de un partido romo para los azulones en la ofensiva, con Jona e Iban Salvador desconectados. La entrada de Pelayo por Guillermo activó mucho más al Elche. El asturiano aportó trabajo y llegada desde la segunda línea, pero el gol es su talón de Aquiles. En una internada de Hervías, el de Oviedo solo tenía que soplar para que entrara pero la afición se desesperó viendo cómo el balón se paseó a un metro del gol. Francisco apostó por Luis Fernández y Nono para buscar el empate, pero al minuto del tercer cambio Luis Fernández se rompió la rodilla con los tres cambios hechos. Con diez, el partido se volvió loco, de ida y vuelta. El Elche se fue a por el segundo sin desesperar al adversario sin balón. Se creyó vencedor y quiso hacer sangre. Tuvo la sentencia con Hervías y, principalmente, con una de Nino, en el minuto 86 a pase de Liberto. La mandó a las nubes, donde a la postre terminó su triunfo.

Toril miró tarde al banquillo y casi al final pensó en Álex Fernández para retener más la pelota. Por causas que no quiso aclarar en la sala de prensa apostó por el debut de Malonga. Al técnico no le gustó algo del comportamiento del madrileño y le dejó sin minutos. Al final se juntaron todos los ingredientes y en un centro de falta de Pelayo Armando se colgó del cuello de Fran Pérez. El gol de penalti de Jona regaló un punto para los universitarios y dejó con la sangre helada al Elche, que volvió a pagar sus pecados en defensa para alejarse, otra vez, de la victoria y del playoff.

fuente : Monserrate hernandez en as.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario