visitas totales

martes, 5 de noviembre de 2013

CRUEL FINAL ANTE EL VILLARREAL




El Elche perdió el punto que tenía en el bolsillo, en el minuto 89, cuando Hernán Pérez se fue de Damián Suárez por la banda izquierda y su centro llegó a Pereira, que en semifallo, dejó la pelota para que Uche la empujara dentro de la portería de un Manu Herrera que había sido el principal artífice, sobre todo en el segunda mitad, de que el equipo ilicitano llegara al final del partido con opciones de puntuar.

Se perdió de una manera cruel, ante un Villarreal que dominó hasta el minuto 70 y, cuando se supo salir de ese dominio, en un contragolpe te pillan y te quedas sin el premio al esfuerzo que se mereció la escuadra franjiverde tras su trabajo a lo largo de los 90 minutos de juego.

Sentó muy mal recibir ese gol al borde del final, sobre todo tras unos minutos finales en los que el Elche tuvo en la bota de Botía el gol de triunfo, pero haciendo un balance general del partido el Villarreal se mostró muy superior, aunque también es cierto que su tanto de la victoria llegó cuando ya prácticamente no se lo esperaba y después del esfuerzo realizado ya se conformaba con el empate. Una jugada individual de Hernán Pérez decidió y el Elche se quedó sin el punto que ya arañaba por un error en defensa y un exceso de ambición en buscar el triunfo.

El Elche tuvo la virtud en la primera parte de llegar vivo al descanso y eso ya fue un milagro dada la superioridad del rival y la poca llegada franjiverde al área de Asenjo a pesar de que la mejor ocasión de esos 45 minutos la dispuso en su cabeza Manu del Moral. En la única oportunidad que Carles Gil tuvo el balón con posibilidades de hacer daño sacó un preciso pase al centro del área y el mediapunta jienense remató al larguero.

El Villarreal contó con el dominio del esférico, controló el centro del campo y el trío formado por Cani, Trigueros y Bruno lograron desactivar al equipo ilicitano que se quedó partido en dos y sin que la gente de adelante tuviera posibilidad de desequilibrar. Carles Gil apenas entraba en juego y en un par de ocasiones Fidel logró desbordar por banda izquierda pero sin llegar a incordiar al meta del conjunto amarillo. El doble pivote formado por Rubén Pérez y Carlos Sánchez estaba demasiado metido atrás y la salida hacia el área rival prácticamente era una quimera. No tenía la posesión del balón y tampoco control.

Además, cada vez que el balón llegaba a Giovani parecía que podía suceder algo. Al menos, en la zona de atrás, se mantuvo el orden y a pesar de que daba la sensación de que el equipo castellonense era un torbellino, en los últimos metros tanto Botía como Lombán, además de los laterales Damián y Cisma, eran capaces de frenar todas esas acometidas. El portero Manu Herrera nunca tuvo un trabajo extra.

Desde el principio se pudo ver que los pupilos de Marcelino trataban de ser los propietarios de balón y con desparpajo se lanzaron hacia el área rival. Mientras, el Elche trataba de mantener el orden y que la distribución del balón de su rival no los mareara más de la cuenta a la espera de encontrar algún hueco en el que hacer daño.

Todo ello hubiera tenido la recompensa esperada si Manu del Moral hubiera metido el balón dentro de la portería de Asenjo, o que Fidel, en el 28, hubiera aprovechado un error defensivo para marcar, pero no controló bien.

La segunda parte comenzó con la lesión muscular del mejicano Giovani y enseguida se vio que el Elche metía una marcha en su intensidad. Pero el Villarreal no cesó en su empeño y Manu Herrera salvó en dos ocasiones, a remates de Mario y Bruno, que el submarino castellonense se adelantara en el marcador.

Poco a poco, el Elche fue saliendo de su caverna futbolística, vio que el Villarreal parecía faltarle el resuello después de poner tanto en el envite, e intentó llevar el fútbol a su parcela. Los cambios de Fran Escribá fueron encaminados a intentar hacer daño en alguna contra al rival y pudo conseguir el fruto apetecido, en el minuto 86, cuando Botía estrelló un balón en la madera tras un remate de cabeza en el segundo palo.

Parecía que el partido estaba más del lado franjiverde, pero mientras el Villarreal tuvo claro que cuando no puedes ganar un partido es mejor no perderlo, el Elche cayó en el error de ir a por todo y en una contra se quedó sin nada. Afirman que el que no arriesga no gana, pero también es cierto que los cementerios están llenos de valientes. El Elche fue el que todos conocemos en los últimos 20 minutos y justo en ese tiempo es cuando perdió el partido.

El equipo ilicitano cometió un error grave y lo pagó caro. Minutos antes Cisma no se cortó a la hora de hacer una falta que le costó una tarjeta. Damián no hizo lo mismo, dejó que se fuera a Hernán Pérez y el Elche se quedó sin un punto que ya saboreaba en el paladar. Pasó lo mismo ante el Real Madrid, aunque en aquella ocasión erró un árbitro llamado Muñiz Fernández.

Debut de Pelegrín
En el minuto 65, Sergio Pelegrín salió al campo en lugar de Lombán, que tuvo que abandonar el campo lesionado. Sufre una pequeña rotura en el sóleo y será baja el próximo sábado ante el Getafe.

El central catalán Pelegrín debutaba de estos momentos en Primera División después de meses lesionado. Al final encontró el premio a su gran trabajo en la sombra, no tuvo problemas en defensa, aunque se quedó con un mal sabor de boca al ver que el Villarreal se llevaba los tres puntos al borde del pitido final. En el Coliseum Alfonso Muñoz de Getafe tendrá la oportunidad de salir en el once inicial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario