visitas totales

domingo, 24 de noviembre de 2013

DEBUT SOÑADO DE CRISTIAN




El Elche se llevó un derbi que enloqueció en la segunda mitad. La apuesta le salió a Escribá perfecta pese a que el Valencia cuajó una de las mejores primeras partes del curso. No sentenció y el Elche, con dos zarpazos de Fidel y Cristian, le dio un golpe que le vuelve a introducir de lleno en la crisis de la que intentaba escapar.

El Valencia creía viajar a Elche con un tanto ya en la red. Sin Carles Gil, el Elche es un equipo mucho más plano. Por eso, Fran Escribá planteó un partido intentando ganar el centro del campo y salir a la contra con Fidel, Boakye y Stevanovic. Menos toque y más fútbol directo. Vamos, más o menos igual que ha planteado muchos partidos a domicilio y que tan buen resultado le ha dado. Contra un equipo que le estaba costando crear como el Valencia no parecía mala idea.

Pero, el equipo de Djukic salió enchufado esta vez y dominó el primer tiempo de cabo a rabo. Fue un auténtico milagro que los ché no se fueran ganando por varios goles al descanso. Tuvo cuatro ocasiones claras, dos de ellas que no entraron de manera inverosímil. La que falló Ricardo Costa es candidata a salir en los vídeos de errores garrafales en Nochevieja. Tras peinar Jonas un córner, el balón le quedó botando a medio metro de la línea de gol. La mandó al larguero. Enseguida Fede cruzó demasiado un mano a mano con Manu Herrera. Y poco después, Damián sacó bajo palos un cabezazo de Jonas. Aún tuvo otra Pabón que detuvo Manu en dos tiempos. Del Elche nada se sabía hasta que Rivera, al filo del descanso, mandó un pase entre los centrales blanquinegros y Fidel remató mal ante Alves.

Tras el descanso, el panorama no cambió de entrada. Javi Fuego tuvo la enésima ocasión ché en un cabezazo que se marchó fuera. Y esa jugada agitó el duelo. El Elche se estiró con no demasiada convicción. Pero en una de esas, el balón le cayó en el guante de Albacar, que la puso en la cabeza de Fidel. Y éste, en un escorzo, la cruzó a la red de cabeza. Djukic no se lo creía. Habían tenido cinco claras.

La maldición ché, combinada con un gran Manu Herrera, parecía no tener fin. Jonas se encontró con Manu y el remate de Pabón lo sacó Botía bajo palos. Djukic introdujo gente con la cabeza fresca. Y Bernat respondió. Gran centro de Barragán, voleón que vuelve a detener un gigantesco Manu y remate a la red. La lógica parecía imponerse. Pero no en este derbi.

Escribá se sacó el as del canterano Cristian Herrera. Y este tapó la boca a los que dicen que de Segunda B a Primera hay mucha distancia. Tocó dos. Un zurdazo fuera que lamió el poste de Alves. Y otro que batió al brasileño, con un tiro cruzado, tras un pase genial de Coro. El Valencia ya no se levantó de la lona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario