visitas totales

sábado, 11 de mayo de 2013

SE HACE ESPERAR EL ASCENSO





Habrá que esperar. Eso es lo que habrán pensado los cerca de 34.000 espectadores que se han dado cita esta noche de viernes en el Martínez Valero, con el fin de arropar de la mejor manera a su equipo. Y vaya que sí lo han conseguido, el feudo ilicitano fue una fiesta durante todo el encuentro, presentando un aspecto formidable, con una ambiente único y con una hinchada que no paró de animar a su equipo desde las 19.00h hasta el final del partido.

El guión en Elche estaba ya pensando. Los locales querían ganar hoy y esperar a los pinchazos de Girona y/o Alcorcón para proclamarse automáticamente en equipo de Primera División. El problema es que enfrente tenían a un equipo que, pese a estar salvado matemáticamente, no dio su brazo a torcer durante todo el partido.

El filial blaugrana cuajó una buena actuación, dominando y sin dar mucho espacio a un Elche que a la contra tenía un peligro descomunal. Xumetra fue un incordio para Muniesa hasta que los dos fueron sustituidos. En el Barça era Deulofeu el que llevaba mayor peligro con su desborde y con sus remates de libre directo.

El Elche concedió incontables faltas en la frontal del área, que habitualmente acababan con una buena ocasión para los intereses culés. Fran Escribá se desesperaba en la banda.

Delirio local
Tanto peligro tiene el contraataque del Elche, que en la primera jugada trenzada entre Xumetra y Coro, el ex de Girona y Espanyol se fue al suelo tras ser derribado por Ié. El árbitro no lo dudó, penalti claro. Albacar asumió la responsabilidad, cada vez menos por otra parte, pues el lateral catalán domina como nadie las situaciones a balón parado. Transformó el penalti engañando a Masip. 8 goles para el defensa en Liga y el Martínez Valero enloquecía.

Sin embargo, tras el paso por vestuarios el Elche echó sus líneas un paso para atrás. Craso error. El Barcelona 'B' se lo fue creyendo, haciéndose con la pelota y moviendo al Elche de un lado para otro. Espinosa, Kiko y Deulofeu probaban a Manu Herrera desde lejos sin demasiado acierto.

Una expulsión que lo cambió todo
El Barça dominaba pero no llegaba a posiciones de remate con claridad. El Elche mostró durante todo el partido un buen hacer defensivo, pero esta solidez defensiva se acabó cuando Deulofeu cogió la autopista directo a Manu y Damián Suárez le agarró justo sobre la línea. El resultado, el uruguayo a la calle.
Quedaban veinte minutos que se le iban a hacer muy largos a los de Escribá.

Durante el tiempo que los ilicitanos estuvieron con un hombre menos, se dedicaron a intentar pillar en un renuncio a los catalanes. Albacar, de falta, estuvo a punto de desigualar la contienda.

No fue así y a diez minutos del final Espinosa recogió un balón suelto en la frontal del área, y con el interior de su pie derecho colocó el balón donde duermen las arañas. Golazo del talaverano que dejó a los jugadores del Elche helados.

No paso nada más en los diez minutos restantes, otro gol hubiera sido demasiado castigo para un Elche que tuvo en su mano ascender este fin de semana, pero que deberá aplazar su objetivo por lo menos una semana más, aunque no hay que engañarse, salvo catástrofe, el Elche jugará en Primera el año que viene. Es cuestión de tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario